Hora de acostarse: rutinas nocturnas para bebés

Hora de acostarse: rutinas nocturnas para bebés


Las primeras semanas de tener un bebé pueden ser particularmente estresantes y cada hora del día es dedicada a cuidar a su recién nacido. Alimentar, cambiar pañales, poner al bebé a la cama, son parte de las necesidades básicas de la rutina de recién nacidos. Sin embargo, en algún punto, esto tiene que llegar a su fin.


Entrar en una rutina de acostarse es bueno para los padres y los bebés

Una rutina regular para acostarse enseña a un bebé cuando es hora de irse a dormir. Además, expertos del sueño creen que una rutina regular con una hora de acostarse definida mejora la calidad del sueño. Cuanto más pronto un niño aprenda a seguir una rutina y adoptar ciertos hábitos, más fácil es aferrarse a ella antes de la falta de rutina o incluso que el niño adopte malos hábitos a la hora de acostarse.


¿Cuándo puede un bebé comenzar una rutina nocturna?

Durante las primeras semanas de tener un recién nacido, la vida cotidiana se pone al revés. Cada pocas horas, usted tendrá que alimentar y cuidar a su bebé, que dormirá entre sesiones. Así es como deben ser los bebés. Sin embargo, una vez que un bebé llega a unos tres meses, los intervalos entre la alimentación, el sueño, y el cuidado de su bebé aumentarán. De esta manera, la probabilidad de que su pequeño duerma toda la noche va a aumentar. Este es el momento adecuado para entrar en buenos hábitos de acostarse y evitar que un bebé aprenda los malos.


¿Cuál es el momento ideal para dormir para un bebé o un niño pequeño?

En general, se puede saber cuando un bebé está cansado y es hora de ir a dormir. Un bebé puede sentirse irritado, empezar a llorar, verse cansado, y frotarse los ojos. No debe perderse este momento clave, y, cuando vea las primeras señales, comience la rutina de acostarse para que su bebé se vaya a dormir en el momento adecuado en términos de cansancio. Una rutina de la hora de acostarse debe comenzar por lo menos 30 minutos antes de que su bebé vaya realmente a dormir.

La hora de acostarse ideal para asegurar que un niño duerma lo suficiente es de 6.00 a 8.30pm y no más tarde, de lo contrario existe el riesgo de que su bebé no duerma lo suficiente.


El mejor ambiente para dormir

Expertos del sueño dicen que un bebé debe dormir en su propia cama durante los primeros seis meses, aún si esta cama esté en la misma habitación que sus padres. El ambiente nocturno debe ser oscuro, tranquilo, y pacífico.

Durante el día, los bebés pueden dormir tranquilamente en un ambiente luminoso y no es necesario mantener el ruido a un nivel bajo mientras su bebé está dormido. Esto acostumbrará a su hijo a que la noche sea para descansar y el día para la actividad.


Consejos para ayudarle a prepararse para el sueño:

1. Jugar un juego o bailar: un poco de actividad suave antes de irse a dormir debe ser la primera parte de la rutina de dormir de su bebé y debería durar al menos 30 minutos. Esto podría ser cualquier juego, un poco de danza, o algunos ejercicios de estiramiento y yoga para que su bebé pueda relajarse y usar cualquier energía que le sobra.

2. Bañarse: Tomar un baño es la preparación ideal para la hora de dormir pues no sólo dice al bebé que ya pronto es la hora de acostarse, pero también tiende a cansarlo. Si no desea seguir una rutina de baño, puede lavar a su bebé y ponerle su pijama.

3. Un pequeño masaje: Es importante para todo niño sentirse cerca de su madre o padre antes de irse a dormir. Un suave masaje corporal da esta cercanía y calidez, relajando los músculos y los nervios, y por lo general hace que el bebé esté más relajado y con sueño.

4. Contarle una historia: Inicialmente, aunque un niño puede ser demasiado joven para escuchar y entender una historia, la voz suave y tranquila de una madre puede ayudar a un niño a prepararse para una buena noche de descanso, haciendo que dormir sea mucho más fácil.

5. Cantando una canción de cuna: Cantar una canción de cuna es como contar una historia porque los pequeños reaccionan a la voz suave de una madre y se sienten seguros, relajados, y cómodos. Un ambiente suave donde los más pequeños pueden relajarse les ayudará a conciliar el sueño más rápido.

6. Diciendo buenas noches con un beso y un abrazo: Una buena señal que los padres pueden dar a su hijo de que es hora de ir a dormir, es un beso de buenas noches o un abrazo todos los días. Además, muchos niños querrán decir buenas noches a todos antes de ir a la cama, incluyendo a sus hermanos, abuelos, y el perro / gato.

 

No todos estos consejos son adecuados para cada familia y no es necesario que la práctica de todos ellos sea tan rigurosa. En última instancia, probarlos y probarlos es la mejor manera de descubrir que funciona mejor para su familia, el bebé, y el ambiente. También se puede crear rutinas de horas de dormir personalizadas.