¿Por qué nos gusta la lana?

En Zizzz estamos muy convencidos de que la lana es el mejor aislante natural que podemos encontrar, para nuestros productos del sueño, para abrigarnos cuando esquiamos, para estar guapos en invierno, para decorar y para aislar nuestros hogares.  

Así de sencillo….

Tenemos pasión por la lana y por supuesto por las ovejas y los pastores a los que agradecemos que nos pongan tan fácil nuestro trabajo.

Esperamos que también os convirtáis en apasionados de la lana.


1.- Es natural

La lana es una fibra de proteína que se forma en la piel de las ovejas y por ello es 100% natural. Desde el Neolítico, esta fibra ha sido apreciada como una de las formas de protección más eficaces para el ser humano. Todavía la ciencia no ha sido capaz de producir una fibra que iguale sus propiedades únicas.

 

2.-Es renovable

Mientras el pasto siga creciendo en los Alpes tendremos lana suiza cada año, pues las ovejas producen nuevo vellón, lo que hace que sea un tejido renovable. Los pastores trabajan para preservar el ciclo ecológico y hacer de la industria lanera pueda beneficiar a futuras generaciones.

 

3.-Es resistente y elástica

La lana se puede estirar sin llegar a  romperse, lo que es fundamental desde un punto de vista textil. . Dada su estructura ensortijada, es flexible de forma natural, por ello, es una fibra que se acopla bien al cuerpo, vuelve a su forma natural tras el uso y  es resistente a encoger. Por ello las prendas de lana conservan su apariencia y textura durante más tiempo.

 

4.-Se puede usar en las cuatro estaciones del año

Gracias a sus propiedades higroscópicas, provoca  homeostasis corporal.  La lana reacciona constantemente a los cambios en la temperatura del cuerpo, manteniendo el confort tanto en temperaturas altas como bajas.

 

5.-Es de fácil cuidado

La estructura encerada de las fibras de la lana, la hace resistente contra las manchas y en la absorción de polvo y no produce energía estática. Además, se puede ser lavada a máquina con frecuencia.

 

6.-Es resistente a los olores

La lana es más eficiente en absorber el sudor y expulsarlo a la atmosfera antes de que las bacterias tengan la oportunidad de desarrollarse y formar malos olores.

 

7.-Una solución segura

La lana no causa alergias y no es un campo natural para el crecimiento de bacterias. Disminuye la concentración de componentes de polvo en el aire y supone un inhibidor natural en patologías asmáticas y de fibrosis pulmonar. Gracias a sus porcentajes elevados de agua y nitrógeno es un retardador natural del fuego, pues no propaga las llamas y facilita su control. También es un protector de los rayos ultravioleta en un porcentaje mayor que los sintéticos y el algodón.

 

8.-Es biodegradable

Tras el uso, los productos fabricados con lana podrían volver a la tierra y su proceso de descomposición seria natural, devolviendo nutrientes a la tierra. Por el contrario,  los tejidos sintéticos son extremadamente lentos en su degradación.

 

9.-Es un aislante natural

La lana es una fibra higroscópica. Absorbe vapor de agua en una atmósfera húmeda y lo pierde en una seca. Se produce calor en la etapa de absorción. Si se usa en el hogar tiene propiedades de aislamiento, reduciendo los costes energéticos y previene la pérdida de energía hacia el exterior de la vivienda reduciendo las emisiones de carbono.

  Loading...